En este momento estás viendo Historia del vino Cream

Historia del vino Cream

¿Sabías que… el vino ‘Cream’ tiene su origen en Jerez de la Frontera y que su elaboración es el resultado de mezclar olorosos y vinos dulces en barricas de roble?

¿Quieres saber más sobre su historia?

La compañía John Harvey & Son, ubicada en Bristol, se convierte en uno de los exportadores más importantes de Sherry entre la Bahía de Cádiz y el Puerto de Bristol. En 1882, comercializaban un Sherry muy popular denominado ‘Bristol Milk’. Un día, recibieron la visita de una augusta dama inglesa, a la que le dieron a probar una nueva versión. Al probar esta copa de vino exclamó: ‘¡Ooooh, es expléndido!’, ‘Si antes llamabais leche a vuestro Bristol, a este nuevo por lo menos debéis llamarlo crema’. En honor a su ocurrencia, nació Bristol Cream.

Harveys es el único producto español que ha conseguido el sello oficial The Royal Warrant como proveedor de la Casa Real Británica. Le fue otorgado en 1985, durante el reinado de la Reina Victoria.

El Cream es un vino generoso de licor elaborado mediante la mezcla o ‘cabeceo’ de vinos generosos de crianza oxidativa con un importante aporte de vino dulce o bien de mosto concentrado rectificado. La temperatura ideal de servicio del Cream es de 12ºC. Puede ser consumido como aperitivo, a modo cóctel, servido con hielo y una rodaja de naranja.

Es un vino de postre ideal para acompañar fruta, repostería o helados, aunque también marida bien con el foie gras y con los quesos azules.

Te invitamos a degustarlo acompañándolo con el queso viejo de oveja de zamorano que podéis encontrar en nuestra carta, un aperitivo exquisito… O incluso con alguno de nuestros deliciosos postres, como el de chocolate.

En la Bodega Díaz-Salazar ofrecemos diversas variedades de vino Cream, como por ejemplo el vino Solera East India, un vino cuyo envejecimiento reproduce el que desarrollaban los vinos en los viajes trasatlánticos a las lejanas colonias británicas en el siglo XVII. Este Cream presenta aromas de fruta madura, moka, cacao y toffee. Sabores que recuerdan a pasar, nueces y naranjas caramelizadas.

Además, encontramos el vino Solera 1847, elaborado con Palomino Fino y Pedro Ximénez. Un oloroso perfecto como aperitivo, con notas tostadas y acarameladas en nariz y un paso por boca dulce, gustoso y largo.

Por otro lado, el vino Croft Original es un vino generoso que incluye racimos de palomino fino. Puede ser acompañado por pescado, como los taquitos de merluza al limón que podéis encontrar en nuestra carta. Y otros como Candela, Santa María, Aranda y Canasta.

Desde Bodega Díaz-Salazar te invitamos a que nos visites en la Calle García de Vinuesa, en el centro de Sevilla, y pruebes nuestra amplia carta de vinos, que además puedes ver en este enlace.