Listado de la etiqueta: Vino

En estas fechas, la manzanilla es uno de los productos más consumidos en Sevilla. Pero, ¿conoces su historia y orígenes?

Desde Bodega Díaz-Salazar te contamos un poco más sobre ella…

La manzanilla es un vino generoso y seco elaborado con una palomino y envejecido bajo una capa de levaduras llamada ‘velo de flor’, y que recibe el nombre de ‘crianza biológica’. Dicha crianza se realiza mediante el sistema de criaderas y soleras.

Es un vino elaborado a partir de uvas producidas en el Marco de Jerez, pero envejecido en Sanlúcar de Barrameda. El Marco aporta la materia prima y el clima marítimo, unido a las brisas del Atlántico, consiguen que el vino madure de una forma diferente y adquiera ciertas características peculiares.

La manzanilla históricamente ha sido un vino popular en Andalucía, sobre todo en las tabernas de Cádiz. Mientras en las grandes firmas de Jerez y El Puerto de Santa María hay una gran presencia de apellidos extranjeros, cuyo objetivo ha sido la exportación; en la fundación de las bodegas sanluqueñas, los inversores son locales o procedentes de otras zonas de España.

La manzanilla de Sanlúcar de Barrameda, después de un largo pulso con el vino fino jerezano, lleva años imponiéndose en la Feria de Abril de Sevilla. Se calcula que en esta feria se consumen 1,5 millones de medias botellas, sola o mezclada con refrescos, a lo que llaman ‘rebujito’. En las ferias andaluzas de primavera, ciudades, pueblos El Rocío…se alcanzan cerca de los 12 millones de medias botellas.

Desde Bodega Díaz-Salazar te invitamos a que nos visites y disfrutes de una copa de manzanilla con nosotros, en pleno centro de Sevilla, en la calle García de Vinuesa, 20.

¡Visita nuestra carta, y elige la que más te guste!

¡Que tengáis una buena Feria de Abril!

En Bodega Díaz-Salazar, ¡estrenamos nueva carta!

Aunque mantendremos nuestros grandes clásicos, hemos decidido renovar nuestra carta para que podáis disfrutar de un maravilloso almuerzo con las personas a las que quieres, en uno de los bares más auténticos de Sevilla…

Como aperitivo te recomendamos aliño de chocos o salmorejo, con lo que combatir el calor sevillano. A continuación, debes probar las gambas al ajillo o alguna de nuestras carnes a la parrilla como por ejemplo, la presa ibérica, que no te defraudará.  Para terminar, un toque dulce… torrija, arroz con leche o tartas caseras.

Para conocer más, ven a Bodega Díaz-Salazar, en la calle García de Vinuesa. Los sabores de siempre y la esencia de los mejores vinos y cervezas, en junto a la Catedral de Sevilla.

¡Te esperamos!

Existe una leyenda sobre uno de los Cristos más populares de la Semana Santa de Sevilla, el ‘Cristo del Cachorro‘, de Triana, que procesiona el Viernes Santo en Sevilla.

Rebobinemos años atrás…

Lo que hoy conocemos como Pagés del Corro, era antiguamente ‘La Cava de Triana’, una calle protegida por un foso para prevenir los desbordamientos del Río Guadalquivir.

A su primer tramo, desde San Jacinto, hasta Chapina, se le denominaba ‘La Cava de los Civiles’, por encontrarse aquí el Cuartel de la Guardia Civil. En cambio, desde San Jacinto hasta Plaza de Cuba, se denominó ‘La Cava de los Gitanos’, porque la mayoría de vecinos eran de etnia gitana.

En esta Cava de Triana, vivía un gitano con gran habilidad para tocar la guitarra y el cante jondo, era muy conocido como ‘El Cachorro’, y cada día cruzaba el puente de barcas para ir a Sevilla en busca de una misteriosa persona.

Un payo que lo observó, sospechó de estas visitas tan recurrentes y pensó que lo hacía para cometer adulterio con su esposa. Los celos fueron tan intensos, que un día lo esperó, en una de sus salidas, y le asestó siete puñaladas que le quitaron la vida…

Esta misma noche de 1682, en Triana, el escultor Don Francisco Ruiz Gijón se encontraba en una gran crisis creativa, por lo que salió a pasear… Cruzó el puente de barcas y fue hasta la puerta de la capilla de Patrocinio, donde presenció el terrible asesinato.

Él era uno de los mejores imagineros de la ciudad, y la nueva Hermandad de la Expiración le había realizado un encargo muy importante; al Señor en el justo momento de su muerte.

Cuando presenció este asesinato quedó tan impresionado ante la mirada del moribundo, que dejó a un lado su parte humana y sacó el artista que llevaba dentro para retratar en carboncillo la cara del difunto.

Cuenta la leyenda que en el año 1682, cuando la nueva imagen de la Hermandad del Patrocinio salió por primera vez, los vecinos de Triana comenzaron a gritar: ‘¡Mirad, si es el Cachorro!’

En esta Semana Santa tan importante para la ciudad de Sevilla, hemos de disfrutar de nuestra cultura, nuestras tradiciones, nuestra historia… Para conocer más, te esperamos en Bodega Díaz-Salazar, ubicada junto a la Catedral, en la Calle García de Vinuesa y desde donde podrás disfrutar del gran Cristo del Cachorro en procesión, la noche del Viernes Santo

 

¿Sabías que… el vino Pedro Ximénez tiene su origen en Córdoba y que su elaboración es mediante ‘asoleo’?

Os contamos un poco sobre su historia…
Pedro Ximen, un capitán del Tercio de Flandes, tuvo que regresar a Montilla para hacerse cargo de una heredad de pagos y, en una de sus correrías, cogió un sarmiento del Valle del Rin que le gustó y lo plantó en las tierras montillanas. En la siguiente primavera, de la tierra albariza y del clima seco del interior de Córdoba nació la variedad autóctona de la uva Pedro Ximénez’. De ahí a que los Países Bajos sigan siendo uno de los mercados internacionales más interesados en este vino, un vino dulce que guarda en cada sorbo matices de la Historia de España que dejan al paladar el sabor intenso de las tierras cordobesas con toda la solera de las manos expertas que vendimian los pagos montillanos.

Para aprovechar las características de este vino, es recomendable servirlo en un catavino tradicional o en copas de vino blanco a una temperatura ligeramente fresca, entre 12º y 14º, como lo hacemos desde 1908 en la Bodega Díaz-Salazar, un espacio histórico en el centro de Sevilla con mucho sabor a tradición.


¿Cómo es su elaboración? ¿Qué es el asoleo?

Las uvas son colocadas en esteras de esparto al sol para que se deshidraten, consiguiendo así que su concentración de azúcares sea mayor, de ahí su sabor.  De esta manera se crea un vino pesado, oscuro, con sabor a pasa y melaza, destinado a acompañar postres, ya que intensifica su sabor.

Actualmente el maridaje de este tipo de vinos se ha extendido a otros tipos de platos, como la carne o el queso azul.

Desde Bodega Díaz-Salazar os invitamos a degustarlo acompañándolo con cualquiera de las chacinas que podéis encontrar en nuestra carta, como el jamón ibérico de bellota o el queso viejo de oveja. Para terminar, podemos acompañarlo con uno de nuestros postres, como el tocino de cielo con ganache de vainilla, una experiencia de sabor única.

Dentro de la variedad del Pedro Ximénez, en la Bodega Díaz-Salazar ofrecemos varios tipos.

  • Viña 25, un vino de color caoba oscuro con ribete ámbar, muy aromático y profundo, cuyo origen es de Jerez de la Frontera y está elaborado por el Grupo Caballero. Es perfecto para acompañar hojaldres, pastas o alguno de nuestros postres.
  • Además, contamos con el Venerable, un vino dulce natural con una gran variedad de matices muy profundos, es un vino elegante, elaborado también en Jerez de la Frontera por la Bodega Osborne.
  • Por último, tenemos el vino Noé Pedro Ximénez, un vino con una media de 30 años en bota de roble americano, siguiendo el sistema tradicional de criaderas y soleras. Muestra un color ébano intenso. En nariz su aroma se asemeja a frutas como el higo. Como hemos mencionado anteriormente en todas sus variedades, el vino Noé Pedro Ximénez también es perfecto para acompañar postres, concretamente frutas ácidas.

 

Desde aquí os invitamos a visitarnos en la Calle García de Vinuesa 20, en pleno centro de Sevilla, así como a descubrir nuestra amplia carta de vinos en este enlace.