En este momento estás viendo El origen del vino Pedro Ximénez

El origen del vino Pedro Ximénez

¿Sabías que… el vino Pedro Ximénez tiene su origen en Córdoba y que su elaboración es mediante ‘asoleo’?

Os contamos un poco sobre su historia…
Pedro Ximen, un capitán del Tercio de Flandes, tuvo que regresar a Montilla para hacerse cargo de una heredad de pagos y, en una de sus correrías, cogió un sarmiento del Valle del Rin que le gustó y lo plantó en las tierras montillanas. En la siguiente primavera, de la tierra albariza y del clima seco del interior de Córdoba nació la variedad autóctona de la uva Pedro Ximénez’. De ahí a que los Países Bajos sigan siendo uno de los mercados internacionales más interesados en este vino, un vino dulce que guarda en cada sorbo matices de la Historia de España que dejan al paladar el sabor intenso de las tierras cordobesas con toda la solera de las manos expertas que vendimian los pagos montillanos.

Para aprovechar las características de este vino, es recomendable servirlo en un catavino tradicional o en copas de vino blanco a una temperatura ligeramente fresca, entre 12º y 14º, como lo hacemos desde 1908 en la Bodega Díaz-Salazar, un espacio histórico en el centro de Sevilla con mucho sabor a tradición.


¿Cómo es su elaboración? ¿Qué es el asoleo?

Las uvas son colocadas en esteras de esparto al sol para que se deshidraten, consiguiendo así que su concentración de azúcares sea mayor, de ahí su sabor.  De esta manera se crea un vino pesado, oscuro, con sabor a pasa y melaza, destinado a acompañar postres, ya que intensifica su sabor.

Actualmente el maridaje de este tipo de vinos se ha extendido a otros tipos de platos, como la carne o el queso azul.

Desde Bodega Díaz-Salazar os invitamos a degustarlo acompañándolo con cualquiera de las chacinas que podéis encontrar en nuestra carta, como el jamón ibérico de bellota o el queso viejo de oveja. Para terminar, podemos acompañarlo con uno de nuestros postres, como el tocino de cielo con ganache de vainilla, una experiencia de sabor única.

Dentro de la variedad del Pedro Ximénez, en la Bodega Díaz-Salazar ofrecemos varios tipos.

  • Viña 25, un vino de color caoba oscuro con ribete ámbar, muy aromático y profundo, cuyo origen es de Jerez de la Frontera y está elaborado por el Grupo Caballero. Es perfecto para acompañar hojaldres, pastas o alguno de nuestros postres.
  • Además, contamos con el Venerable, un vino dulce natural con una gran variedad de matices muy profundos, es un vino elegante, elaborado también en Jerez de la Frontera por la Bodega Osborne.
  • Por último, tenemos el vino Noé Pedro Ximénez, un vino con una media de 30 años en bota de roble americano, siguiendo el sistema tradicional de criaderas y soleras. Muestra un color ébano intenso. En nariz su aroma se asemeja a frutas como el higo. Como hemos mencionado anteriormente en todas sus variedades, el vino Noé Pedro Ximénez también es perfecto para acompañar postres, concretamente frutas ácidas.

 

Desde aquí os invitamos a visitarnos en la Calle García de Vinuesa 20, en pleno centro de Sevilla, así como a descubrir nuestra amplia carta de vinos en este enlace.